La versión audio de PetrolPlaza está presentada por UNITI expo 2021, la principal feria industrial europea para los sectores de venta de combustibles y lavado de automóviles.

Español English Entrevista con Pablo Gualdi: "Los proveedores mexicanos se han convertido en socios tecnológicos"

Pablo Guadi, CEO de ATIO Group, un proveedor líder en el mercado minorista de combustibles en México, habla con PetrolPlaza sobre su recién logrado estándar PCI-DSS, el mercado mexicano de gasolineras y la difícil transición a los pagos electrónicos.



Last update:

Pablo Gualdi es fundador y CEO de ATIO Group. Estudió la licenciatura en Análisis de Sistemas en la Universidad de Buenos Aires, y posteriormente un Executive Management Program en IPADE. ATIO Group es un proveedor líder de tecnología para la automatización y control del suministro del combustible con más de 22 años en el mercado mexicano. Con el tiempo ha extendido sus operaciones a otros países de América Latina e Islas del Caribe. Cuentan con un 40% del mercado mexicano, están presentes en aeropuertos por todo el país y ahora son el primer proveedor mexicano en contar con el certificado de seguridad PCI-DSS (Payment Card Industry Data Security Standard).

¿Por qué ha decidido ATIO Group conseguir el certificado de seguridad PCI-DSS pese a que no sea obligatorio en México?

En México hay unas 13,000 estaciones de servicio. ControlGAS, la solución de ATIO para el mercado, está en más de 5,000 estaciones. Constantemente estamos innovando para darles mejores sistemas a nuestros clientes. Entre esos servicios agregados está el pago con tarjeta bancaria por medio de la plataforma y sin intervención humana dado que el proceso no requiere de una operación manual. En México no tenemos pay-at-the-pump (pago en el dispensador) y por eso es importante esta innovación. Aquí hay despachadores en el 100% de las estaciones de servicio. Por eso el pago con tarjeta podría presentar algún riesgo al tener que entrar en contacto con otra persona. Lo que nos ha llevado a certificarnos con el estándar PCI-DSS, un certificado mandatorio en EEUU. Con el estándar que nosotros utilizamos garantizamos que los datos de la tarjeta viajen totalmente seguros durante toda la transacción: de la terminal a nuestro sistema, de ahí al Gateway y finalmente al banco que lo autoriza. Así se minimizan los riesgos de fraude. 

¿El certificado que han logrado va de la mano del lanzamiento de algún producto?

Nosotros estamos en dos tipos de lanzamientos. A nuestra plataforma actual ControGAS le hemos añadiendo pagos más ad hoc como puede ser el pago con móviles o con QR. Esa línea de lanzamiento está ahora activa con los diversos jugadores que proveen esas soluciones en México. Nosotros somos el intermediario. 

Por otro lado, estamos lanzando nuestro producto ControlGAS New Generation. Llevamos varios años desarrollando este producto y le estamos añadiendo todos los elementos de seguridad para pagos. En septiembre vamos a lanzar el primer servicio del producto con un operador que cuenta con 17 estaciones de servicio es diversas islas del Caribe.

Los países latinos son conocidos el gran uso del efectivo. ¿Espera que se acelere la transición hacia pagos con tarjeta o con móviles?

El gobierno mexicano lleva 10 años impulsando el uso de pagos electrónicos o con tarjeta en las estaciones de servicio. Pese a ello el efectivo sigue siendo el rey. Muchas transacciones continúan llevándose a cabo así, especialmente en el comercio minorista. Algunas regulaciones que previamente encarecían el pago con tarjeta en el sector minorista han ido desapareciendo. El COVID-19 ha situado la necesidad de no tener mucho contacto y la gente tiene menos cash que antes por la falta de ingresos; por ello se está viendo un mayor uso de los pagos electrónicos. No solo es un medio más seguro y práctico, sino que también hay empresas que se dedican a los pagos electrónicos que están haciendo promociones. Los usuarios así obtienen descuentos y beneficios, haciendo más atractiva la transición.

¿Cuáles son las barreras principales para que el proceso de adaptación de pagos electrónicos se acelere? 

La barrera más importante siempre ha sido la costumbre del consumidor de usar el efectivo en las estaciones. Antes, muchas no aceptaban el pago con tarjeta por las comisiones de los bancos. Desde que el gobierno redujo esa comisión, el servicio ha ido incrementando. 

Con la apertura energética mexicana hace 4 años, han entrado las petroleras extranjeras a México. Nosotros le damos servicio a Repsol, BP, Total, ExxonMobil y otras. Todas ellas traen en su cartera de productos el implementar distintos medios de pago para fomentar el pago electrónico. 

¿De qué manera ha afectado la entrada de nuevos players internacionales?

Han sido un factor revulsivo al generar una competencia de marcas y servicios que antes no existía, sobre todo en términos de calidad e innovación. Los proveedores de tecnología a las estaciones de servicio hemos pasado a nuevo nivel: ahora somos socios tecnológicos y no simples proveedores. Antes éramos una especie de mal necesario para que las estaciones de servicio estuviesen dentro de la ley, como en el caso del control volumétrico que asegura los litros dispensados, pero ahora con los players internacionales somos un socio tecnológico para toda esa oferta de valor a clientes y consumidores. 

¿Qué retos tiene el sector gasolinero mexicano en términos de digitalización?

Los retos más importantes pasan, justamente, por la regulación. En México, tanto por su importancia económica como por la fragilidad de las transacciones y el producto que manejan, el sector gasolinero está sobrerregulado. A veces las mismas regulaciones realizadas para prevenir fraudes o de organización de mercado pueden convertirse en trabas a la hora de implementar soluciones tecnológicas. Sin embargo, la evolución general tecnológica, los nuevos players internacionales y el efecto de la pandemia, que nos empuja a todos a buscar soluciones nuevas y reducir el contacto humano, da las circunstancias para que esto cambie rápidamente. 

Hemos hablado ya de los pagos móviles, de la digitalización de las estaciones, ¿qué otras tendencias ve en México?

Una que ya se ve claramente es la de las tiendas de conveniencia. Muchas de la petroleras internacionales que han venido a México traen el concepto de poner su propia tienda en la estación de servicio, totalmente ligada con el despacho de combustible. Eso antes no sucedía en México porque la estación no tenía tienda de conveniencia o la tienda era rentada a un tercero que la operaba independientemente del combustible. 

En México, pese a que el número de casos por la pandemia sigue en aumento, va habiendo señales positivas en el mercado. ¿Cómo ve la evolución?

En junio ya se vio una buena recuperación; estamos en los 3.000 millones de litros mensuales (620.000 barriles diarios). Prácticamente estamos en un 25% menos que en diciembre. En las peores épocas del virus, entre marzo y abril, las ventas habían caído a un 50%. Hay una recuperación tangible pero todavía no se ha recuperado totalmente. Las restricciones de movilidad en México no han sido tan duras. Ha habido muchas empresas no esenciales que han continuado con sus operaciones, por lo que el impacto ha sido menor que el de otros países donde se han visto caídas mucho más importantes. 

 

Entrevista realizada por Óscar Smith Diamante

Related contents

Discuss